Nueve de meses de prisión preventiva resolvió el Juez de Investigación Preparatoria de Celendín, Edwin Chacón Núñez, para un depravado septuagenario que abusó sexualmente de una menor de nueve años de edad, en el distrito de Miguel Iglesias.sujeto celendin 9 meses de prision preventiva

El magistrado autorizó el internamiento de Gaspar Cotrina Lozano (74) en el centro penitenciario de Huacariz (Cajamarca) tras escuchar los argumentos del fiscal Romel Castillo Vigo de la Fiscalía Mixta de Miguel Iglesias. El Ministerio Público acusó al imputado por el presunto delito contra la indemnidad sexual en su figura de violación sexual a menor de edad en agravio de la niña de iniciales C.N.H.R.

LOS HECHOS:
Según la denuncia interpuesta por la madre de la víctima, los hechos que son materia de investigación ocurrieron el viernes 23 de junio al promediar las cinco de la tarde, en circunstancias que la agraviada C.N.H.R. (09) se encontraba lavando su ropa cerca a su domicilio en el distrito de Miguel Iglesias, en compañía de su hermana, también menor de edad.

La víctima narró que su agresor, percatándose de la indefensa compañía que tenía esa tarde, le hizo señas para que concurra hasta unos árboles y corte un madero, pues en anteriores oportunidades la agraviada le ha brindado su ayuda.

En la escena del delito, Gaspar Cotrina Lozano, con machete en mano forcejearía con su víctima y sin mayores reparos daría rienda suelta a sus bajos instintos. Trascendió que la hermana de la víctima, percatándose de la ausencia de la menor empezó a llamarla, lo que interrumpió el acto sexual.

El depravado antes de ser descubierto amenazó de muerte a su víctima y la conminó a mantener en silencio el delito cometido, sin imaginar que el hermano mayor de la menor abusada entraría en el lugar del crimen para descubrir el condenable hecho.

La agraviada delató a su agresor y manifestó que éste había intentado violarla en anteriores circunstancias. Según su versión, su hermana también habría sufrido del mismo delito en el 2015 cuando gracias a la oportuna intervención de su abuela, el transgresor solo logró rozar sus partes íntimas.

Los familiares de las víctimas claman justicia y solo esperan que se aplique la máxima sanción para Gaspar Cotrina Lozano, pues las menores hoy sufren de un trauma irreparable.

(Eler Alcántara)

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta