El 19 de abril de 1942, muere en la ciudad de Lima, el poeta, José María Eguren, el primer poeta simbolista y posmodernista de la literatura peruana.

Eguren creció en medio de grandes penurias económicas. Debido a su precaria salud, fue débil y enfermizo desde la infancia. En su niñez y adolescencia pasó largas temporadas en el campo, en algunas haciendas de la familia; y  mediante esta experiencia inmediata de la naturaleza fue determinante en el refinamiento de los sentidos que luego su poesía revelará.

Luego, se trasladó a Barranco junto al mar, donde residió bajo la paz y tranquilidad absoluta durante más de treinta años.

Su poesía se inpiró en obras poéticas de autores franceses como Baudelaire, Verlaine, Mallarmé, Rimbaud y Octave Mirbeau.

Eguren es el único representante del simbolismo en el Perú. Sus obras se caracterizan por su musicalidad, su exotismo y su adopción al verso libre.

En sus trabajos presenta ambientes irreales cargados de significaciones, liberando al poema de toda connotación objetiva. Su trabajo es considerado de gran importancia, ya que en él se representa a quien inaugura la poesía contemporánea en el Perú. Además, su poesía vislumbra paisajes funambulescos, castillos almenados, bufones de la edad media, el ambiente gótico y héroes de cuentos de hadas.

Sus obras importantes son: Simbólicas (1911), La canción de las figuras (1916) y  Rondinelas (1920).  

deperu.com

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta