Pedro Castillo presenta plan de gobierno para los primeros 100 días de gobierno

CORONAVIRUS: MINSA ANUNCIA QUE VACUNARÁ ESTE MES A MAYORES DE 60 AÑOS

Doscientas personas son sorprendidas reunidas en Gras sintético en pelea de gallos en plena emergencia sanitaria

Pedro Castillo es recibido con ‘lluvia de huevos’ en su ingreso a Gamarra

Pedro Castillo tiene 44% de votos y Keiko Fujimori, 41%

Jueves Santo junto a la Palabra de Dios

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

En la última cena los gestos de la institución de la Eucaristiía y del lavado de los pies están indisolublemente unidos. Al meditar el Evangelio del día, el padre Felipe Herrera-Espaliat se fija en que ambas acciones realizan y revelan el abajamiento de Jesús y su entrega por amor.


+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 13,1-15

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Estaban cenando, ya el diablo le había metido en la cabeza a Judas Iscariote, el de Simón, que lo entregara, y Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todo en sus manos, que venía de Dios y a Dios volvía, se levanta de la cena, se quita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en la jofaina y se pone a lavarles los pies a los discípulos, secándoselos con la toalla que se había ceñido.


Llegó a Simón Pedro, y éste le dijo: «Señor, ¿lavarme los pies tú a mí?»

Jesús le replicó: «Lo que yo hago tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde.»

Pedro le dijo: «No me lavarás los pies jamás.»

Jesús le contestó: «Si no te lavo, no tienes nada que ver conmigo.»

Simón Pedro le dijo: «Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza.»

Jesús le dijo: «Uno que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque todo él está limpio. También vosotros estáis limpios, aunque no todos.»
Porque sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: «No todos estáis limpios.» Cuando acabó de lavarles los pies, tomó el manto, se lo puso otra vez y les dijo:

«¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis “el Maestro” y “el Señor”, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros; os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis.»